Roque Carbajo
  0

Moneda:

Hacia arriba

La enseñanza y yo

Roque Carbajo

Empecé a enseñar de manera progresiva y después de haber cumplido 30 años de oficio como músico. Constato a mi alrededor que antes de enseñar música, es preferible de haber adquirido una cierta madurez como músico.

Entre otros aspectos, el oficio permite desarrollar "trucos" relacionados a la guitarra, tal como la forma de reaccionar con el instrumento cuando uno toca en publico. Estos aspectos del aprendizaje intimista del instrumento no se encuentran en los métodos de guitarra. De manera que es sumamente importante para el profesor de poseer un amplia cultura de la música clásica, un buen conocimiento de las músicas tradicionales y de varios estilos (blues, jazz, popular...) con la meta de entender cuáles son las formas melódicas, rítmicas y armónicas que los caracterizan y así poder transmitirlas al alumno. Puesto que existen varios tipos de alumnos (niños, adolescentes, adultos - principiantes, semi-avanzados y avanzados), una vez más, el profesor debe manejar una pedagogía adaptada a la persona que aprende. La docencia musical, sea teórica o instrumental, será asimilada con facilidad por el alumno siempre y cuando el profesor transmita la materia estableciendo un lazo complice en la relación de aprendizaje. Posteriormente, conociendo cada vez más la personalidad de su alumno, el enseñante podrá modular su pedagogía con la meta de encontrar las herramientas que permiten una continuidad armoniosa de la asimilación musical.

En conclusión, me gusta mas desarrollar con mis alumnos una relación "maestro/discípulo" que la de "profesor/alumno" pues se incluye en el aprendizaje musical un espacio de intercambios (filosóficos y psicológicos) sobre la vida en general, permitiendo forjar lazos humanos mas solidos.